Guía de compra: todo lo que necesitas saber para comprar tu cámara deportiva

Sensor

Se trata del corazón de la cámara, es su elemento más importante.

El sensor captura la información necesaria (ondas de luz) para que, tras procesarla, se convierta en imagen.

Un buen sensor está determinado por dos factores, su tamaño (a más grande, mejor) y su tecnología.

El tamaño es un elemento limitado en cámaras de acción, por esta razón en los entornos nocturnos las cámaras deportivas bajan de rendimiento, generando “ruido” a la imagen, granulado y otras aberraciones. Poco podemos hacer al respecto. Las cámaras deportivas han de ser pequeñas para ganar versatilidad y poder adaptarlas donde queramos.

La tecnología más utilizada en los sensores son dos: el clásico CCD y CMOS. Esta última es la más recomendable por las marcas, que normalmente se la compran a Sony, el fabricante líder en este nicho.

Resolución

El techo de resolución lo encontraremos alrededor de 1080p, 2.7k y 4k.

Entonces, lo primero que tendremos que mirar es si nos basta con 1080p para nuestros proyectos o si queremos grabar al máximo de resolución por que buscamos un resultado más profesional.

La resolución a 1080p parece haber quedado rezagada con la aparición del 4K. En mi opinión, para proyectos de andar por casa, con 1080p puede ser suficiente, pues hablamos de una calidad de video bastante avanzada. La locura por el 4K dejo de entenderla del todo cuando los fabricantes incluso empiezan a usar subterfugios publicitarios (normalmente interpolaciones de video en base a una calidad inferior) para vender más.

Fotogramas por segundo (fps)

La ilusión del movimiento se crea cuando una cantidad determinada de fotogramas (fotos) son reproducidas en 1 segundo (24 fps en cine), de este modo el video es posible.

Y esto es ni más ni menos que la tasa de fps, el número de fotos que puede capturar nuestra cámara en 1 segundo para luego reproducirlos.

Lo más importante que tienes que saber con respecto a esto es que a mayor tasa de fps más fluidez tendrá el video. Por lo general, a máxima resolución tendremos entre 24fps o 30fps, más que suficiente.

También es importante saber que, cuanta menos resolución tengamos configurada en la cámara, mayor tasa de fps podremos elegir. Esta es la razón por la que el modo de video SlowMotion solo se puede activar en resoluciones bajas como 720 p, donde tendremos una tasa en torno a 240/120 fps.

Estabilizador de imagen (EIS)

Cuando realizamos actividades deportivas, los traqueteos, sacudidas, temblores, etc, son de lo más frecuentes, por lo tanto, que una cámara deportiva cuente con un buen estabilizador de imagen es fundamental.

Lo más habitual es que encontremos dos tipos de estabilizadores en las cámaras de acción: los mecánicos y los digitales:

Los estabilizadores mecánicos son los más habituales en las cámaras de gama alta, aunque no siempre ha de ser así. Se tratan de lentes flotantes ubicadas en el objetivo que, al encontrarse en suspensión, suaviz el resultado de nuestros videos cuando se provoca un movimiento acusado.

Los estabilizadores digitales son los más habituales, ante todo en cámaras de acción de baja gama. Grosso modo, la cámara procesa mediante un algoritmo el movimiento acusado, y consigue realizar las correcciones mediante un proceso de recorte de los límites del marco.

Autonomía

La unidad de medida es el miliamperio (mAh), a mayor mAh, mayor autonomía.

Los minutos exactos que una cámara deportiva te puede dar son difíciles de estimar, pues está sujeta a la configuración que tenga la cámara en ese momento. Por poner un ejemplo, el consumo va a ser mayor grabando a resolución 4k con WIFI activado que grabando en una resolución inferior con el WIFI desactivado.

Conectividad

Algo que suele contentar mucho a los usuarios es que la cámara deportiva tenga salida HDMI para ver los resultados en sus televisores, pero a mí lo que me parece fundamental hoy día es tanto una buena receptividad WIFI de la cámara deportiva, como que cuente con una App funcional, de modo que podamos ver los resultados en nuestros Smartphones o tabletas.

Sonido

En cámaras deportivas de gama media/baja, tanto la microfonía como los altavoces suelen ser muy mejorables, de modo que si el sonido te interesa que sea de calidad, te recomiendo o bien que inviertas en una cámara deportiva de gama alta o bien que adquieras una con salida para micrófono externo.

Durabilidad

Un aspecto fundamental para cámaras de acción. No solo hay que informarse bien acerca de si los materiales son de buena calidad y es robusta. Hay que prestar atención también a la tolerancia a climas extremos, tanto temperaturas bajas como altas, al hermetismo de la propia cámara y de la carcasa acuática, la calidad de los botones, etc.

Digiprove sealCopyright secured by Digiprove © 2020 Manu Gómez
¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)

Deja un comentario